BIENVENIDOS


Tengo para mí, para vosotros también, que las marzas son la tradición, el legado más hermoso que nos dejaron nuestros mayores. Y pienso así porque marceando se reúne el mocerío del pueblo, y hasta algún abuelo, olvidando unos y otros las viejas rencillas para ir puerta por puerta de todos y cada uno de los vecinos que, al oír las voces recias de los marceros desafiando a la intemperie, abren la casa de par en par a la noche oscura, ofreciendo a la ronda chorizos y costillas que dormitaban en el varal. Yo creo sinceramente que las marzas tienen sentido desde el momento en que hace algún bien a alguien.

Quienes pedimos marzas somos los marceros de Torrelavega que, por vigésimo séptimo año, el 29 de febrero, cantaremos las marzas en nuestra ciudad. Y queremos invitaros a todos los torrelaveguenses y vecinos de otros pueblos a que disfrutéis siguiendo a la ronda nocturna en aquellos lugares en que nos detendremos para cantar, por espacio de cinco horas.

Si nos acompañáis, os prometemos que os sentiréis como si estuviérais sentados en los escalones de la puerta de vuestra casa, contemplando con los ojos de la memoria pasar la vida entera de aquel tiempo primero, cuando vivíamos en aquella casa del pueblo inundada de oscuridad, miedos y mitos infantiles.

Asómate al balcón de la curiosidad y disfruta en la Plaza del Grano de la escenificación de la marza 'Rutona', en donde un año más echaremos en falta a una actriz excepcional : nuestra amiga Esther García que decía cosas a los marceros con esta severidad: "Farolones, es mu fácil ofender a padre con la ahija en la manu. A vosotros os quería ver yo de unu en unu. Vosotros no cantáis marzas, esgalichaos; vosotros miagáis so julandrones de los demonios...Y si tenéis fríu, tiravos al ríu..." 

Arrímate amigo, vecina y tú también chaval, a esta noche mágica de la tradición cántabra y asiste al desfile de la vida entera, que un día sucedió en aquel pueblo del que aún conservamos los sabores, el olor a tiza y los buenos recuerdos.

Somos los marceros, ¿dan marzas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario